21 jun. 2017

Reseña #17: El último deseo

Resultado de imagen para el ultimo deseo
Título original: Ostatnie życzenie (El último deseo)
Autor/a: Andrzej Sapkowski
Saga: Saga o Wiedźminie #1 (Saga el brujo)
Editorial: Alamut
Género: Romance paranormal, Paranormal urbana
Nº Páginas: 254 aprox
ISBN: 849889025X

SINOPSIS

Geralt de Rivia, brujo y mutante sobrehumano, se gana la vida como cazador de monstruos en una tierra de magia y maravilla: con sus dos espadas al hombro -la de acero para hombres, y la de plata para bestias- da cuenta de estriges, manticoras, grifos, vampiros, quimeras y lobisomes, pero sólo cuando amenazan la paz. Irónico, cínico, descreído y siempre errante, sus pasos lo llevan de pueblo en pueblo ofreciendo sus servicios, hallando las más de las veces que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. En su camino sorteará intrigas, elegirá el mal menor, debatirá cuestiones de precio, hollará el confín del mundo y realizará su último deseo: así comienzan las aventuras del brujo Geralt de Rivia.

MI OPINIÓN
Tomé la decisión de leerlo por el juego The Witcher 3 que me encanta y desearía poder jugarlo. Les dejo aquí uno de los cinematic trailers que tanto amo del juego.


Este libro consta de 7 relatos. En cada uno vamos vislumbrando ciertos hábitos, pensamientos y actitudes comunes en el brujo. Lo vamos conociendo, pero no garantizo que se le pueda entender del todo.

Andrzej Sapkowski nos muestra un mundo de fantasía habitado por monstruos y otras criaturas. Ser brujo y hechicero son oficios con mala y buena reputación respectivamente. No todos ven a los brujos como personas buenas o como un lindo oficio, pero sí lo ven como algo que necesitan para librarse de los monstruos. Los monstruos, según he notado, están inspirados en ciertas mitologías. Aparecen lamias, estriges, djinn, etc.

El protagonista, Geralt de Rivia es el personaje más complejo que he leído en mi vida. El es un brujo. Un mercenario que mata monstruos por dinero. Al principio lo veía de esa manera, como alguien que actúa a base de cuanta plata puede ganar, hasta que leí el relato "El mal menor" y vi allí más interés por las consecuencias, que podían ser trágicas, que por el dinero.

Parece estar ajeno a todo el mundo, pero el creció en un ambiente poco común en su mundo, criado para ser un brujo. Ha visto cosas que pocos han visto y han enfrentado situaciones que pocos han enfrentado, haciendo lo que cree que es mejor, aunque gane mala fama o el odio de muchos.

Crea empatía con alguien con tan solo un par de palabras o miradas.

Él no es un héroe, no es un villano... no sé lo que es. Salvo que es mi personaje favorito de entre todos los libros que he leído. (Sí, tanto así lo amo). Un relato donde lo humanizan, en mi opinión, es en "La semilla de la verdad".

Hay partes implícitas en el libro que dicen mucho. Lo leí dos veces para poder darme cuenta de que muchas respuestas se encontraban en los detalles.

Los personajes secundarios, que a mi entender muchos de ellos no volveremos a ver pero tal vez en alguno de los próximos libros se mencionará, también dejan huellas. Unos más que otro. Yo me quedé prendada de Renfri, Nivellen y su bella amante, Nenneke, Iola y por su puesto, Yennefer. Tenía muchas ganas de leer a esta última en el libro pues la he visto en el juego y ¡me encanta!

Para mí sorpresa, Yennefer ha resultado parecerme en el libro... casi insoportable y muy, muy, muy arrogante.

Antes de que se me olvide, pude notar en algunos de estos relatos que el autor hace referencia a cuentos como "Blancanieves y los 7 enanitos" o "La bella y la bestia". 

Leyendo este libro me emocioné, me inspiré, quedé prendada de ciertos personajes... ha sido una lectura inolvidable. Quisiera decir muchas, muchas cosas sobre mis relatos favoritos, pero mejor lo dejo hasta aquí. Con seguridad leeré los próximos libros de esta saga.

Por si no te ha quedado claro, esta lectura es recomendadísima. 
Si te gusta el high fantasy, ve a por ello. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

“If you don't have time to read, you don't have the time (or the tools) to write. Simple as that.”
― Stephen King